...

Blog

Elon Musk prometió restaurar la visión de gente ciega con Blindsight, la nueva tecnología de Neuralink

Fecha:

El magnate informó que, a través de un implante cerebral denominado Blindsight, la empresa logró avances significativos en restauración visual en monos, lo que generó expectativas de sus futuros resultados en humanos.

Elon Musk, CEO de Tesla y SpaceX, nuevamente llamó la atención pública y en el sector tecnológico al presentar un ambicioso proyecto a través de su compañía Neuralink. Esta vez, el magnate está enfocado en combatir la ceguera mediante un producto denominado Blindsight, el cual, según afirma, ha logrado restaurar la vista en monos a través de un chip cerebral.


Neuralink, fundada por Musk, ha sido pionera en el desarrollo de interfaces cerebro-computadora, permitiendo una interacción directa entre la actividad neuronal y dispositivos externos. Previo a Blindsight, su producto Telepathy logró que usuarios pudieran controlar computadoras con la mente. Según informes, en enero de este año, un paciente cuadrapléjico pudo mover el cursor de un ratón de computadora únicamente con sus pensamientos, gracias a este dispositivo.

Blindsight, sin embargo, representa un salto significativo en esta tecnología, con el dueño de X asegurando que este implante cerebral puede no solo restaurar la vista en individuos ciegos, sino también superar la visión humana normal eventualmente.

Inicialmente, la resolución visual sería comparable a la de los gráficos de videojuegos de la era de Nintendo temprana, pero se espera que mejore significativamente con el tiempo. Musk destacó que, durante las pruebas, ningún mono resultó herido o falleció debido al dispositivo Neuralink, enfatizando así la seguridad del implante.

Futurism señaló que este desarrollo se produce después de que la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos) aprobara el primer ensayo clínico de la empresa en mayo del año pasado. El procedimiento consiste en la inserción de microhilos flexibles en una parte del cerebro que controla la intención de movimiento. Estos hilos, debido a su delicadeza, requieren de un robot para su implantación y permiten que el implante registre y transmita señales cerebrales a una aplicación, la cual decodifica cómo una persona decide moverse. El implante se alimenta de una batería que puede cargarse de manera inalámbrica.

A pesar de que las interfaces cerebro-computadora no son una novedad en el campo de la investigación, la promesa de Musk de “curar la ceguera” ha capturado la atención mundial.